6
Sep
2017
0

Las razones del altercado por el Fiscal General [Animal Político]

El altercado entre diputados, senadores y partidos sobre el ‘pase automático’ es incomprensible por extemporáneo. Debieron oponerse en el 2014, ahora es tarde. Lo único que resta es que nos expliquen, de manera aceptable, la razón de aquella votación.

Para evitar el ‘pase automático’ del titular de la PGR como Fiscal General, varios actores y grupos sociales proponen una reforma a la Constitución Federal. Dado el entorno político-electoral, ¿es ello viable? Todo indica que no. ¿Existen otras alternativas legales? Sí, sin duda, en la medida que los partidos las ejerzan.

Empecemos por revisar los requisitos constitucionales para ser Fiscal General: mexicano por nacimiento con al menos 35 años de edad, con título de abogado con antigüedad mínima de 10 años y no haber sido condenado por delitos dolosos. Al respecto nada cabe comentar, pues basta que los mismos se satisfagan.

Sin embargo, un distinto requisito es que dicho funcionario goce de buena reputación. Este ha sido uno de los ejes de la petición de eliminar el ‘pase automático’. Se alega que el procurador general no satisface ese perfil y carece de la independencia que exige el nuevo puesto. Sin duda, la credibilidad social es fundamental.

Veamos en qué consiste el ‘pase automático’. Es fácil de explicar: en febrero de 2014 se publicó una reforma constitucional en materia político-electoral. En esta se incluyó la creación de la Fiscalía General de la República, con autonomía plena frente al Ejecutivo federal, con facultades autónomas y con una duración del cargo por nueve años. Esto significa que tendrá un poder descomunal, durante un largo plazo.